miércoles, 24 de agosto de 2011

Cómo te digo que me importa, si no.

Me dio por escribir una obra de teatro sobre el tema de hacer y ser lo que uno quiere. Vaya que escribir una línea tras otra de forma coherente, no es nada fácil. Eso de que la creatividad llega en una "musa" cual taxi que uno llama para ir al aeropuerto a una hora especfica, no es cierto. Tuve que sentarme a investigar, leer, aprender, pensar, revisar internamente qué sé o qué he vivido sobre el tema. Recordar los cuentos propios, de amigos y desconocidos, preguntar, preguntar y preguntar, y finalmente escribir.

Todos tenemos la "certeza" de que somos libres de la etiqueta de la necesidad de aprobación, pero nos ponen un post it el primer día de clases en el kinder con pega "no se cae fácil" y tinta indeleble.

Desde muy pequeñitos, nos ponen a repetir "¿cómo es que hace el pollito?" "hazme un ojito" y pare de contar, para quedar bien y ser "graciosos" frente a familiares y amigos. 

El "gracias" y "por favor", me lo mandaron todos los días en la lonchera del colegio (con razón y ¡gracias mami!)

La pregunta que imagino nos han hecho a todas las personas en el mundo es: ¿qué vas a ser cuando seas grande? Y así, nos van "formando"como hasta los dieciocho años cuando se supone que uno es adulto "sabe lo que hace" y es hora de tomar las decisiones que nos incumben para llegar a ser un ciudadano de "bien".

Hasta ese momento, todo bien, pero de pronto aparece un profesor de esos que te dejan la masa encefálica echa papilla, cuando suelta perlas tipo: "El carácter es un estilo de decisión y las decisiones hacen el destino"

Y uno sale a preguntarle al brujo de "confianza" de tu amiga del alma ¿qué es lo que va a pasar en mi vida? Estos tipos inteligentes saben que hay tres temas principales que angustían a casi todo el mundo: Amor, Dinero y trabajo. Si tienes cara triste, vas por amor. Si tienes la ropa usadita, vas por dinero, y si vas a las 11 de la mañana: no tienes trabajo. Así que ellos saben para que vas y te dan la dosis necesaria de respuestas, sin comprometerse mucho con fechas pasadas o futuras, o con nombres precisos.

Pero llega uno de esos momentos de iluminación, que sabes a donde ir a preguntar y te encuentras que tienes que pasar horas de terapia, para desaprender todo lo que hasta ese momento te parecía normal y como debía ser.

La obra la escribí, y finalmente la acabo de revisar y reescribir. Ha sido la mejor sesión de terapia que he podido tener jamás. 

Como un recordatorio de este maravilloso viaje por las letras, dejo esta frase de Oscar Wilde, que resume bien el contenido de mi título:

"Nunca des explicaciones, tus amigos no las necesitan y tus enemigos no las creerán"

7 comentarios:

todoloquemepasa dijo...

"Pero llega uno de esos momentos de iluminación, que sabes a donde ir a preguntar y te encuentras que tienes que pasar horas de terapia, para desaprender todo lo que hasta ese momento te parecía normal y como debía ser."

Con esta frase la clavas Maiskell, a mí me ha pasado esto hace exactamente 1 mes cuando por motivos personales y laborales tuve q ir a un terapeuta renacedor para preguntarle cómo coño reaccionar ante una situación límite en mi vida. Muchas horas de terapia, como dices tú, para desaprender y volver a nacer. Es un trabajo durísimo pero cómo vale la pena!

Todavía estoy en ello, tal vez utilice tu frase para escribir sobre ello en un post!

Eres una genia y me encantaría ver tu obra!

Un beso!

Maiskell dijo...

Usa lo que quieras y lo voy a leer con placer! Pero sobre todo usa la realidad maravillosa de salir de lo que no te gusta o de quien no te gusta, tan rápido como te des cuenta!
Un abrazo!

Ira Vergani dijo...

A mi también me marcó la misma frase: Pero llega uno de esos momentos de iluminación, que sabes a donde ir a preguntar y te encuentras que tienes que pasar horas de terapia, para desaprender todo lo que hasta ese momento te parecía normal y como debía ser.

Lo más jodido de eso amiga es que una vez que comienzas en ese proceso no te detienes, la cosa se pone requete intensa y es una de crecer y una pues necesita ir diciendo muchos adioses a gente que te acompañó por mucho tiempo pero que ya no te pueden acompañar con ese nuevo yo.

La aprobación? bueeeeno complicadísimo eso de no hacer lo que el mundo o las reglas esperan que uno haga. Que te lo digo yo que me empeñé en adoptar un muchachito siendo soltera y con capacidad teórica de parir a uno. Nunca faltó quién me mirara con cara de loca, nunca faltó un comentario desatinado. Pero la sabia de mi madre (me caigo a carajazos con ella a cada rato pero esa señora en muchas cosas es sabia) cuando le dije que había decidido adoptar al Chinito me dijo: La gente va a hablar paja (nunca entendí cómo podía ser eso así pero no faltó) si tu tomaste tu decisión échale pierna y te tiene que saber a mierda (mind the french pero eso fue lo que dijo) lo que piensen los demás. Los resultados? ya los conoces! Así que yo pues la mayoría de la veces hago lo que me da la gana y me sabe a casabe lo que piensen los demás. Muero por ver esa obra montada y todo!!

Maiskell dijo...

Ira:
Una amiga, muy sabia ella, me dijo un día: "Maiskell, estoy cambiando el tablero de ajedrez de mis amigos. Los que estaban no son; y los que son, ni imaginaba que eran los que iban a estar"
Reveladora frase, no?
Por eso pienso que como no tengo párpados en los oídos, no escucho todo lo que la gente dice, pues las palabras de otros, quedan revoloteando por la mente y de tanto no pararle, terminamos escuchándolas, así que hay que cuidar mucho lo que por el oído puede entrar!
Con respecto a la obra, soy la primera que me gustaría ver la puesta en escena! Ya veremos si aparece un director que le guste y se atreva a montarla!
Un abrazo apretado y gracias por siempre pasar por aquí! U rocks!

Fulvio Mauro dijo...

«Si tienes cara triste, vas por amor
»Si tienes la ropa usadita, vas por dinero
»y si vas a las 11 de la mañana: no tienes trabajo»

¡Excelente!

E.A.D. dijo...

Al igual que tu, Twyla Tharp predica que la creatividad no es un flash que te ilumina de repente sino el producto de disciplina y constante trabajo. Esto es cierto en todos los campos. Resolver un problema de ingenieria consiste en constante trabajo hasta que todas las piezas calzen de modo aceptable. Nunca hay una sola manera de resolver un problema, y la mejor manera de hacerlo es distinta para cada uno de nosotros. En tu caso, el producto de tu esfuerzo y trabajo parece facil por su maestria, pero como toda maestria, el intenso trabajo es lo que cubre las grietas que se ven cuando hay esfuerzos incompletos.

Maiskell dijo...

Gracias mi EAD! Besos siempre!