jueves, 25 de noviembre de 2010

Regresión

- ¿Dime qué ves?

- Tengo 5 años, soy la niña de Papá. Me lleva a mi primer día de colegio. Me dice muchas cosas y me pide que me porte bien, que haga caso, que aprenda mucho, y que si me porto bien, todo el mundo me va a querer.

- ¿Pasa algo más? ¿Algo especial?

- No, realmente tengo una vida feliz. Soy una niña feliz.

- Vamos a ir más adelante en tu vida. Un momento importante. Deja que te lleve tu memoria...

- Tengo 15 años. Me van a celebrar mis 15 años, estoy emocionada. Ya tengo listo mi vestido. Me lo estoy midiendo y doy vueltas y vueltas para ver como se ve la falda que es amplia, como de princesa. Tengo una cuadrilla. Vamos a bailar el vals. Va a ir Ernesto. 

- ¿Quién es Ernesto?
- Ernesto es el muchacho de 5to año que me gusta. Lo invité. Yo creo que le gusto, aunque sale con Adriana o lo veo con ella, no lo sé en verdad, pero él siempre me brinda cotufas acarameladas que venden en la cantina, le debo gustar algo, ¿no? 
- Ya estas en tus quince años. Dime, ¿cómo es tu fiesta? ¿qué pasa en ella? 
- Mis papas están contentos. Vinieron todos sus amigos y dicen que estoy muy bella. Mi papá me regaló un ramo de flores gigante, y me dijo que era para que cuando un hombre me sorprendiera con flores no me impresionara tanto. Yo estoy contenta, pero... estoy triste. Ernesto ha sacado a bailar a mi prima Lisa toda la noche. Cuando me ve, me sonríe y me pica el ojo, pero él sigue baila que te baila con Lisa.
- Ernesto es el muchacho que te gusta ¿te ha dicho alguna vez que está interesado en tí?
- Bueno, decirme, como decirme... no, pero yo sé que le gusto y que él es un príncipe, tiene los ojos bellos, juega futbol para la selección del colegio, que de seguro besa bien... ¡qué pena! ¿no? 
- ¿Y qué crees que pasa, que él no te dice nada?
- Es que estoy en mis 15 años, y como están mis padres y eso, le debe dar  como pena, seguro que está cerquita de Lisa para poder sentirse cerca de mi. ¡Me va a sacar a bailar! ¡qué emoción! ¡Ay, Dios mío que nervios!. La pista es toda para nosotros, me dá pánico meter la pata.
- ¿Ya estás bailando con él?
- Sí.
- ¿Hace alguna otra cosa?
- ¿Leonardo?
- ¿Quién es Leonardo?
- Fue un novio que tuve a los veintidós.
- ¿Qué otra cosa pasó en la fiesta?
- Nada.
- ¿Nada?
- Nada de lo que yo esperaba.
- ¿Qué te quedó de ese episodio de tu vida?
- Que era mi día y lo hice de otro. 
- Háblame de Leonardo.
- Leonardo fue mi primer novio, mi primer amor. ¡Qué impresión! tiene los mismos ojos que Ernesto. Yo creía que iba a ser el único. Escribía mi nombre con su apellido en todas mis libretas. Con Leonardo aprendí a jugar golf. De verdad pensaba que era un juego de viejos aburridos con barrigas cerveceras, pero descubrí que me gustaba el golf.
- ¿Sigues jugando golf?
- Me gusta mucho, pero la verdad, no. Es que no tengo tiempo y no tengo acción en ningún club de golf. Pero tengo todo; los palos, el pañito, una caja bellísima de cuero con los tee, los zapatos, el sombrero, todo.
- ¿Qué pasó con Leonardo?
- Con él me divertía mucho, era como muy enérgico. Siempre quería salir, siempre había un plan. Tenía muchos amigos. Las amigas decían que él era lo máximo, que era como una amiga más. La verdad es que salía conmigo y con una que otra de sus “amigas” pero eso lo supe casi al final, cuando me dejaba en mi casa y se iba "y que" a dormir, y seguía la parranda, pero yo era incapaz de sospechar, puesto que yo era una niña bien, cumplía con todo como decía el librito, pues. Después de mucho tiempo, supe que la relación física con él no era tan buena, en aquel momento no lo sabía, pero después sí y aprendí que es mejor tener una frustración sexual por un rato, que un corazón roto por muchos años.
- ¿Cuánto tiempo duró la relación?
- Cuatro años, pero la verdad es que hay dos fechas en las cuales las cosas se acaban: cuando te dejan de querer y cuando una se entera. En el intermedio una lo que hace ¡es un papelón!

- ¿Qué aprendiste de esa experiencia?
- Que uno quiere un amor, una amiga, una carrera, una casa, un perro, una vida y eso no es así. Aprendí que no hay un libro con un sólo capítulo.
- ¿Qué vino después?
- Me vienen a la mente varias imágenes. Como retazos de capítulos de mi vida.
- Háblame de eso.
- Es un recorrido por varias personas. Hombres con los cuales salí. Bueno tampoco es una colección larga, pero la imagen es como un desfile: Infieles, falsos, solitarios, depresivos, algunos que ni me gustaban de verdad. Yo me veo y lo que recuerdo es una ensalada de actividades: buceo con Gerardo, bicicleta con Humberto, pesca con Marcos, los cuentos aburridísimos con Alonso, películas malas con Fernando, y un closet lleno de cuanta cosa es posible acumular: chapaletas, arpones, bicicletas, películas malas, palos de golf, sin saber realmente que era lo que más me gustaba hacer. Es cansón esto. 
Por cada actividad que hacía con ellos, así mismo imaginaba mi vida, los niñitos que tendríamos estarían ¡buceando, o pescando, o en bicicleta! 
- ¿Pasó algo especial con alguno de ellos?
- Bueno, yo estaba con la mano estirada y el dedo listo para el anillo, pero nada que llegaba. Mis amigas se iban casando y yo nada. Así que me puse a lo que yo llamé “evaluar curriculum” Claro que me ofrecieron matrimonio varios de ellos, pero eran los que yo creía los peores, eran como muy buenecitos o mejor dicho; los aburridos. Yo quería al tipo más guapo, al más sociable, al más competente, al más sobresaliente en todo. Yo quería a un príncipe azul, pero los hombres tienen la piel color piel y la sangre roja. No hay nada azul. Hasta que llegó Vicente. Ese era el perfecto. Alto, guapo, con una sonrisa de pepsodent, deportista y además exitosísimo. Me casé. ¡Claro que me casé! No sabe lo que fue mi boda, no faltó nada. ¡Ni la cinta del misal que mandé a traer de afuera! ¡Había llegado el hombre que iba con el vestido de mi vida! Fue espectacular la fiesta: Cuarteto de cuerdas en la iglesia del colegio Belén, coro de la camerata barroca, salón de fiesta, centro de mesa, velas, comida, orquesta, ¡ah! y un estupendo cotillón para la hora loca. Qué apropiado el nombre, ¿no?
Preparé la fiesta por casi un año. ¡Esa si la preparé yo completica! Claro, mi mamá y mi suegra me ayudaron mucho y me dejaron treinta invitaciones para mis amigos, de resto, ellos tenían que cumplir con su gente de toda la vida.
- ¿Cuánto duró tu matrimonio o sigues casada?
- Duró 10 años, dos niñitos y un infierno. De ese matrimonio yo terminé así como cuando una mete a lavar la ropa blanca con la ropa de color. Veía las fotos de la boda, y allí estaban esas dos personas extrañísimas, que no me fue posible reconocer.
- ¿Ves alguna otra imagen?
- Veo una vida, doctor, veo todo ese período de mi vida como una película en blanco y negro.
- ¿Qué significa el blanco y negro?
- Me fui para adentro un día que ya divorciada y frente al espejo me preparaba para una cita, estaba preocupada por si yo le iba a gustar  al hombre con el cual iba a salir y de la nada y con el peso de un edificio, me cayó una locha: ¿me irá a gustar a mi? Y de inmediato me desmaquillé y me puse la pijama.
- ¿Qué pasó allí? 
- ¿Allí? Allí pasó que boté todas las películas de príncipes y princesas, no sin antes darme cuenta que todas ellas terminan el día que se casan. Nadie hizo la película cuando Cenicienta tuvo dos muchachitos y engordo veinte kilos.
Allí llegó el color. Llegó lo que yo llamo “el día del quiéreme yo” pero no crea que es así facilito y ya todo arreglado, ¡nada que ver!
Ese día saqué mi cuadernito para la vida y empecé a hacer listas y listas, de todas las cosas que me gustan a mi: comidas, deportes, películas, amigos, trabajo, ¡hombres! me dediqué a buscar mi pasión, mi vida, a escudriñarme como a quien le sacan los piojos de la cabeza.
Aprendí que en materia de hombres los hay buenos, los hay malos y los hay gente. Pero que tengo que ser buena yo, bonita yo, gente yo.
- ¿Ves alguna otra imagen?
- Si, doctor, me veo yo. Me veo a mí. Tranquila, sin sentir que voy a presentar un examen. Sin estar buscando un hombre como cuando voy a una tienda a escoger ropa. Que lo que tengo que aprender a escoger tiene que ver conmigo, con lo que quiero, con cómo lo quiero, y con qué estoy dispuesta a vivir. 
- ¿Hay alguien en este momento que está contigo?
- En este momento... sí, como no, estoy conmigo.

lunes, 15 de noviembre de 2010

¡No aprendí estas lecciones!

Hay días lluviosos.
Días confusos.
Y días totalmente iluminados.
Esta guía me la pelé por completo, ¡cuántos problemas me hubiese evitado!

Cuidado con lo que va a ver. Es publicidad es de la peor calaña.












sábado, 13 de noviembre de 2010

Cabaret o de cómo me convertí en Ana María Simón en el intermedio

Fui a ver la obra Cabaret.
Nada está fuera de sitio.
El escenario es precioso, la iluminación impecable, la orquesta estupenda con el talentoso Euro Zambrano en la batería, con las voces inigualables de Pimpi Santistevan y Ana Valencia, ¡un montaje de primera!
Compré mi asiento, en las mesas de Kit Kat Club, que estaban a pata de mingo del escenario. Mi mesa fue la 14 (uno de mis números de suerte). Me puse cómoda y comenzó el espectáculo.
Maravillada, me doy cuenta del tiempo que tenía sin ir al Teatro Teresa Carreño, o mejor dicho, de sentir lo que siento cada vez que en esa sala me he disfrutado alguna obra, musical o concierto.

Viene el intermedio y me encuentro a Mirtha Pérez quien también estaba en las mesitas, y a quien había conocido dos semanas atrás por haber ido a su obra "La Segundísima" y haberla pasado tan bien, que nos quedamos después de su obra y cantamos con ella en el escenario.
Mirtha, generosa y buena onda, la saludo y le digo que soy la que fue hace dos semanas y me contesta, "pero, claro que sé quien eres, la alumna de Mónica, vamos a buscar un café rapidito al cafetín".

Con nosotras va una señora, que yo no había visto nunca. Se llama Silvia. Ella me dice de pronto, pero tú si estás linda y sofisticada. Te queda bello ese pelo así. Gracias -le contesto- me doy cuenta que ella está equivocada, más no la corrijo. Llegamos al cafetin, nos sirven el café y conversamos un poco. La señora habla de los dones artísticos de Luis Fernández y dice: -Bueno Mirtha, tu tienes el don de la voz, que la tienes igualita y cantas como los dioses -y sigue- yo, bueno, el teatro es mi vida y allí he hecho casi todo, claro un poquito retirada por el cancer que me dio, pero hay que seguir. De pronto se voltea a mirarme y me dice: -y tú, Ana María, tú tienes el prodigio de tu voz y cada día estás más bella!

Yo no tenía corazón para aclararle que no era yo, así que por un intermedio, fui Ana María Simón, por supuesto, sin el pollo Brito.

jueves, 11 de noviembre de 2010

!De vuelta a mi blog!

La última fecha cuando escribí en el blog fue el 11 de Mayo.
Muchas son las razones por las cuales no escribí más. Una de ellas fue un comentario sobre el título de mi blog. Que si se llamaba así, debía escribir sobre tallas de sostenes, parejas extravagantes y esas cosas. Pasé un buen rato con el pensamiento que de pronto si debía cambiar el nombre de mi blog. Hice una lista de posibles nuevos nombres. Luego, me puse a pensar si debía contar mis andanzas a raíz de unas lolas grandes, y de allí desprender el tema de las mujeres, de las relaciones de pareja, de lo difícil que es comprar un traje de baño que me sirva, de la franela que quiero tener con la frase "Mi cabeza queda arriba", de la vez que un señor de la "sociedad" caraqueña me hizo el análisis que ningún psiquiatra pueda hacer jamás: niña, tú problema es que necesitas que alguién te vista y muestre tus "encantos" como es debido, de la tragedia que significa entrar en el probador con 20 modelos de bras y decirle a la muchacha que me atiende: "no me queda ninguno", y así seguiría la lista.
!Claro que quiero contar esas historias!, pero no estoy muy segura que para contar otras que yo quiera (hablar sobre un libro, o un viaje por ejemplo) deba cambiarle el nombre a mi blog. La revista El Malpensante, no trata de un tipo que piensa mal, o de temas sobre personas malpensadas o ¿será que no entendí que ese título quiere decir que para que uno no piense mal debe leerla? !Vaya usted a saber!
Sigo con mi nombre, lo más rico es que !sigo con mi blog!

martes, 11 de mayo de 2010

¡Quien busca encuentra!

Mi amiga llegó a la casa a las seis de la mañana del domingo. Ya me había llamado previamente y yo casi estaba lista con una rica taza de café, no se me ocurrió preparar manzanilla que de seguro la calmaría más. Abrí la puerta y allí estaba ella con los ojos hinchados de llorar. Nos dimos un abrazo grande y no tenía idea porqué estaba así, la cosa era recibirla e intentar ayudarla. Sus primeras palabras fueron: "...esto es muy duro, amiga..." en el abrazo sentí como temblaba como una hoja de papel.

Desecha en sollozos, trató de explicarme qué le pasaba y sólo me decía lo dificil que era "eso". Finalmente me dijo que encontró tres cartas en el teléfono de su esposo que no eran para ella. Allí si que me quedé en silencio sepulcral. ¿Qué se dice a eso? Menos cuando lo que has visto es una pareja amorosa y sólida, pero como todo puede pasar, me dispuse a escucharla.

Casi no podía contarme, pero entre sollozos y el horror de vivir una de las experiencias más temidas por el ser humano, me contó que se despertó a las cuatro de la madrugada porque se despertó su bebé, una vez que lo ajustó para que se durmiera de nuevo, mi amiga se desveló. Así que agarró el teléfono de su esposo y se puso a jugar brickbreaker, el de la pelotica.

En medio del juego, se le ocurrió ver el block de notas del teléfono para ver si su esposo había terminado la carta que estaba haciendo para el día de las madres. Justo el día que ella decide abrir el teléfono de su esposo, lo que encontró fueron tres cartas donde declaraba su amor... pero a otra. ¡tremendo regalo!

Me contó que se las había mandado a su teléfono para que no "desapareciera la evidencia"

Ella comenzó a leerme las cartas, pero no pudo. Se le entendía poco y yo escuchaba como frases inconexas. Le dije: - ¿A quién se le ocurre revisar el teléfono del esposo a las cuatro de la madrugada? ¿Qué hacias tú haciendo eso? Léelas -fue su respuesta.

Las leí. De verdad que eran cartas de amor, incluso un poco pasadas de melao melcochoso, eran como frases puestas para decir demasíado-mucho-bonito. La tercera carta era como más interesante porque era la respuesta de "ella" quien se llamaba a sí misma "la clandestina" nombre perfecto para una persona en discordia, personaje ícono de la vida de cualquier historia que se respete.

El esposo comenzó a llamar. Mi amiga, por supuesto, no quería hablar con él, sin embargo, le escribió al blackberry diciéndole que en ese momento no quería hablarle, pero que dentro de un rato iría a su casa. El esposo insistió. Mi amiga habló y le dijo entre llanto, algunas cosas. Yo la dejé sola en su conversa, pero poco a poco el tono iba cambiando, hasta hacerse casi normal, sin reclamos.

Regresé con una segunda taza de café y con mi amiga quien estaba más tranquila. Le pregunté cómo sintió a su esposo, y me dijo: "amiga, lo sentí firme y sincero" - ¡Ah qué bueno! ¿y qué pasó? ¿Porqué esas cartas? -Amiga, me siento hasta con pena... esas cartas... esas cartas son... son las cartas de ejercicio que él escribió para el concurso Cartas de amor de Montblanc.
Problema resuelto. Misterio develado. Montones de risas.

sábado, 8 de mayo de 2010

La comida y las hormonas

Conocí una vez un hombre que sus temas preferidos eran la comida y las hormonas, sin que ese fuera el orden estricto de su gusto. Con respecto a las hormonas, juraba casi de modo religioso-fanático que las hormonas eran las responsables de cuando te gustaba alguien y lo más importante, cuando la debías dejar: entre seis, máximo nueve meses, categóricamente. Esto lo condimentaba con la comida, pues una vez me contó que dejó a una novia o “amiga” como más le gusta decir de las mujeres con las cuales se enreda (entiéndase de piernas nada más) porque se acabó la temporada de castañas y ya no tenía ninguna razón para continuar el amorío. Nunca comprendí si en la preferencia de las castañas actuaban las hormonas o viceversa.
Juraba que podía llorar delante de un plato de comida de su agrado, que sus pupilas gustativas se convertían en lágrimas por eso de que estaba frente a algo más allá de su propia comprensión culinaria, pero era capaz de desaparecer frente al amor de una mujer y no botar ni una sola lágrima.
Imagino que así, entre las hormonas y la comida, se convirtió en un glotón emocional que tendría el lema de Eudomar Santos “como vaya viniendo, vamos viendo” con una pequeña variación: “Como vaya viniendo, vamos comiendo”
Tal vez un día se siente y llore por el amor de una mujer y frente a un plato de comida sólo lo disfrute.

domingo, 2 de mayo de 2010

Cambio instantáneo

Hay que reparar los amortiguadores, los frenos delanteros, las rótulas, el caucho, el aire y queda como nuevo. Así te lo dicen y así es. Se quitan y se ponen piezas y todo queda como nuevo. Se siente al manejar, se siente al volver a usar.
Pastilla derecha, sustituye.
Amortiguador Izquierdo, sustituye.
Es cambiar una pieza por la otra, nada más. No va uno a tirar el carro porque no sirve y no se le lleva a ningún terapeuta para que entienda que debe cambiar.

Para matar las horas de hastío, me divertí haciendo algunas fotos, probando este sitio coloridamente gris y viendo la combinación de unos impecables zapatos blancos con la grasa. Me acerqué para ver si estaban envueltos en envoplast y no, era sólo el cuidado de gente que sabe que aún con grasa, puede haber limpieza y orden.

Qué rico sería que podamos hacer lo mismo con algunas cosas en nuestra mente.
Pensamiento sobre la ciudad: cambiar.
Pensar en políticos: eliminar.
Pensar en mejorar: ajustar y engrandecer.
Pensar en trabajo: nuevo equipo de luces.
Pensar en los pendejos en los cuales he perdido tiempo y fe: al igual que la limpieza y la mugre siempre se puede cambiar!

viernes, 30 de abril de 2010

Por cinco minutos

Me estacioné en el Celarg, donde Manuel el parquero me dice "chica, tenías días sin venir, párate allí, hoy vas a ser gerente de operaciones". Este divertido juego comenzó cuando estudiaba mi curso con Mónica Montañés, donde todos los miércoles a las cinco de la tarde llegaba a mis clases y Manuel me dejaba pararme en el estacionamiento de PB que está reservado a la directiva de la Casa Rómulo Gallegos. Por ese día, era alguno de los personajes que tiene puestos exclusivos en la planta baja, y así cada miércoles era Gerente de comunicaciones, Director de finanzas, Sub director y unos cuantos personajes más. Ya mis clases terminaron, pero fui a estacionarme allí para ir a la feria del libro en la plaza Altamira.
Llegué a la Plaza y mi cara se convirtió en sonrisa completa al verla llena de tiendas preciosas, mesas y sillas con toldos, gente sentada en la grama, muchos libros y una certeza de que algo diferente estaba pasando en ella. Fue una alegría sentir que por cinco minutos, la plaza con su feria era Venezuela, donde el tema eran los libros, donde disfrutar era el norte, tomarse un café con leche en el cafecito que allí está, ver libros otra vez, comprarlos, reír con la gente desconocida, encontrarse con amigos que no veía hace tiempo, ver sonrisas y gente que estaba tranquila compartiendo sin los aires de furia que rodean mi ciudad.
Me lo disfruté como si estuviera en Europa: poesía al aire libre, cuenta cuentos con cornetas de carro y vista al Ávila, pero me lo disfruté sobre todo porque era en Caracas, la que hoy para mí, limita por el norte con Altamira y por el Sur con Las Mercedes. Hoy, estaba más grande mi ciudad, sentía que podía recorrerla con la confianza de hace unos años, incluso sabiendo que era sólo una plaza muy pequeña, la recorrí en la vastedad de su aire de lo posible y por cinco minutos, al igual que los personajes que me daba el parquero del Celarg, hoy fui aquella de hace unos años atrás, donde caminé con la libertad de mi cartera al hombro y una sonrisa permanente en la cara.

domingo, 25 de abril de 2010

¡Caja de sorpresas!


Esta caja, es una caja de sorpresas. Alegre y colorida. Tiene años dándome brincos en el corazón porque representa un poder que decide todo en este país, con trampa o sin ella.

Levantada bien temprano como en todas las elecciones, me vestí cómoda, comodísima: Jeans, camisa fresca con mi sweater dentro del bolso, tennis, paraguas, cigarros, café, libro, teléfono full de baterías, lapíz y papel y mi camarita chiquita porque uno nunca sabe con qué se va a encontrar en esta ciudad: bandas de motorizados de los grupos que visten como con palos y piedras, lluvia torrencial, revueltas. Hay candidatos que son amigos de colas de tantas elecciones que ya me saludan y me preguntan ¿qué más? ¿cómo va la fotografía?

Me paro bien lejos de donde me toca votar. Hago mi caminata electoral hasta el colegio y llego a mi cola de la mesa 5. Todo el mundo quiere explicarme cómo votar y los dejo, porque debe ser bien duro estar allí desde tan temprano en la mañana ayudando a que todos votemos.

Me impresiona que el rato que paso en la cola, veo a muchas personas con discapacidad motora ejerciendo su derecho al voto, eso me encanta y de mi parte les doy una ovasión, porque no hay nada que les impida hacerlo.








También veo a mucha gente mayor y pocos jóvenes ¿será que vienen más tardecito?
















Veo a un candidato dar como 5 entrevistas y en todas, el panita tiene el disco pegado de invitar a la gente a votar, con mucho ánimo, aunque su cara luce unas ojeras espántosas e incluso un poco de delgadez.
Tarda como treinta mínutos en recorrer cuatro metros porque cada medio de comunicación quiere la primicia de sus palabras, aunque una de las personas que estaba entre el grupo de periodistas (no sé si era reportero, productor o curioso, sólo sé que es mujer) cuando pasó por mi lado dijo: "éste está más flaco que perro e´ rancho" y sí, el pantalón le caía por detrás como si le faltara carne.




 Luego paso a estampar mi firma, con mi cédula de ésta república,  y ejercer mi voto.
Y finalmente, una persona que me vió directamente a los ojos, que ojalá su voto, así como sus oraciones, nos traigan un nuevo aire. 

viernes, 23 de abril de 2010

A propósito de algo que escribo

Unas palabras de Leonardo Padrón:

“El venezolano es una sonrisa que oscila entre el descreimiento y la ilusión. Un espíritu astuto y callejero, emboscado entre la fiesta y la abulia. Cultivamos la lujuria y la amnesia, el abrazo y la apatía. Somos seres ruidosos y conservadores, esnobistas y ligeros de sangre. Magníficos para los días de sol y, por lo tanto, condenados a la eterna juventud. Dignos hijos del bolero y la imaginación. Extraños alquimistas proclives a transformar la política en chisme y el petróleo en dengue. Somos a su vez, un catálogo de buen humor y malas estadísticas. Tan enamoradizos y apetentes de afecto que cualquier malabarista iletrado nos convence. Y, sobre todo, somos dueños de una preciosa paradoja: a pesar de tener una colección de pésimos gobernantes somos inauditamente felices”.
Todo en Domingo, El Nacional, 7 de octubre de 2001

jueves, 22 de abril de 2010

Caracas: entre lluvia y sequía, entre te quiero y te detesto

Tengo rato viendo mi ciudad así como en esta foto que tomé hace poco.

¿Hago las maletas y me voy? o ¿Mejor hago las maletas y voy y vengo?  Los que están allá dicen estar felicísimos de haberse ido, de hecho atropellan la ciudad con nombres como Karakastán, caostrópolis, entre muchas otras formas de describirla (yo también lo he hecho, shame on me), y los que están aquí todos los días ruegan a Dios de encontrar la fórmula que los lleve a vivir fuera de estas sucias y teñidas tierras.

¡Qué vaína la contradicción!

Hay veces en la cual uno no puede vivir consigo mismo y busca eso que te haga sentir que hay un futuro pero que uno no lo consigue porque realmente no se está en ningún lado.
Abundan en mi ciudad los malandros, los balurdos, los malandros otra vez, la gente que cornetea en las colas, el que te mienta la madre mientras te dice bruta y remata con un "tenías que ser mujer".

Ayer, bajo un palo de agua descomunal, agarré una subida con un río de piedras y agua que movieron mi carro un pelín (nada que me fuera cerro abajo) tuve que tener sangre fría para seguir y que no me diera un ataque de histeria, por supuesto en el primer lugar medio despejado me paré y el cuerpo parecía que tenía un ritmo propio de tambores, de movimiento tan fuerte que tuve que respirar y darme una orden y calmarme para no llorar.

En ese momento, un carro negro se paró a mi lado y un muchacho bajó la ventana y me dijo: "mira, me voy a parar aquí igual que tú,  porque si tú te paras yo me paro, tú venías abriéndome paso entre el agua y mejor me espero y te sigo hasta que sigas" y en un momento tan feo como ese, no me quedo otra que seguir siendo valiente, decirle ok  y quedarme dentro del carro un buen rato hasta que bajara el nivel del agua.

Qué desespero siento con una ciudad que no está hecha ni para la sequía ni para la lluvia, o que no está hecha para nada. Amo esta ciudad porque me gusta mucho la gente de aquí. Sé todo lo que se dice de la gente de aquí: flojos, malandros, abusadores, vivarachos, bochincheros, balurdos, niches, etcétera, pero sé también que hay gente hermosísima como mi familia y mis amigos, que son y no parecen ser algo en la vida de uno.

Al que se va, lo apoyo, si puede ¿porqué no? si hacer la vida que uno sueña es lo mejor que le puede pasar a alguien, a quien se queda también, porque allí está su corazón y su deseo.

Amo esta ciudad no por su arquitectura que como bien escribió una vez José ignacio Cabrujas...

"...Somos la maqueta de una ciudad universal, incapaz hasta ahora de encontrar su financiamiento. Todo lo que hemos levantado nos pareció en algún momento cierto, pero sólo con la certeza del parecido. En el fondo somos la literatura de una ciudad que debe existir en trocitos en el resto del planeta..." ( José Ignacio Cabrujas, 1988)

Venezuela son momenticos, son gente y son poquitos. Qué flaco concepto, ¿no?.

martes, 20 de abril de 2010

Crónica del 19 de Abril de 2010

Crónica en tiempo real del desfile civico-socialista-antiimperialista-militar, celebrado hoy, con motivo de los 200 años de la Independencia de Venezuela, escrito a cuatro manos -sin proponernos- porque cada uno tweeteaba por su lado. Pongo aquí mis tweets al igual que los de mi padrino-blog Toto Aguerrevere (con tu permiso inconsulto). Espero que lo disfruten tanto como lo hicimos nosotros!

MAISKELL: Dominica, Antigua y Barbuda?

MAISKELL: Nicaragua, Argentina, Ecuador, Bolivia?

MAISKELL: Ortega, indio maya; Evo, de la raza india; Correa, estudioso; Cristina, patriota, Raúl, . . . juntos para siempre, en la patria perpetua!

TOTO: Dame la "H" ACHE! Dame la "U" UUU! Dame la "G" JEEE! Dame la "O" OOO! Qué dice? JALABOLA! Analfabetas, quizás. Pendejos, jamás.

Teníamos 200 años para organizar el desfile. Que les costaba pedirselo al excelso cubano Joaquin Riviera? Que les costaba?

Qué lindo Bolívar pero me gusta el dólar, dicen esos panas tuyos!

Los culo e pollas cantan Ricky Martin: La Copa de la Vida"

¡El baile de los indigenas parece el trencito de la hora loca!

Osmel nos engañó con los trajes tipicos de Venezuela.

Y lula? no se anotó en este bochinche?

Hasta ahora el calipso va ganando en las Gaitas intercolegiales.

¡Bochinchodromo en acción!

"Alla viene el mono y todo agachaito" es la version cuchi de "Alla viene el choro y todos cagaditos"

van pasando el culo de puya, el mono quitungo, y las danzas, danzas, danzas, no importa que celebremos, pero bochinche es bochinche weeeepa

La culebra de Ipure: Himno Oficial de las Cuaimas de este Pais

¡Cristina, Raúl, Evo, Correa, cálense un ratico a Bolívar que después vendrá el dólar!

A la Kirchner que le abaniquen la falda con una palma de San Isidro porque esto va pa rato.

la danza del mono, la danza del borracho, la danza del muerto, estos danzan como símbolos de resistencia! ta´clarito

Coño hasta el caballo tiene la espada de Bolivar! Las venden en Sabana Grande???

Bailarle a la reina, el día de la Independencia, no es buenísimo?? Yo me estoy tripeando este desfile, colorido, multicultural y .

es una preparación a tooodos los que vienen con los wii, los nintendo y esas armitas pues!

Chavez es tan magnanimo que organiza su propio Mundial de tropas.

ya quiero ver el capítulo del desfile en Isla presidencial

Los Marines iban a desfilar tambien pero despues que Shamu mato a la entrenadora les negaron la invitacion.

ya vienen las danzas de los diablos de armas!!

Bielorrusia: Soldados Disney on Ice

Los Rockettes!!!! Mery Cortez se flagela!!!!

¡Tanta expresión tan rica de nuestra cultura para un desfile militar, sucks!

Esto es como la Hora Loca en el mundo miltar.

¿Y el cambio musical? na´guará qué pena ajena!

Emparan envia telegrama a Madariaga en el cielo: Me costó 200 años vengarme de ti cabrón!

Comienza el desfile de los disfrazados de verde

Dios mío, el texto es una cosa vomitiva

revolución, socialismo, patria, independencia, antiimperialismo, valores, sociedad de iguales, líderes . . . texto super original!

Yo quiero ir al Bicentenario de Bielorrusia. Todo lo que hacen los demas es "So you think you can dance?"

combatir el imperio... el imperio le tenemos la compañía tal y tal, las armas tal y tal... pero pilas que ahorita le vendemos petróleo!

Tanta preocupacion con el imperio. Va a llegar la Guyana Esequiba un dia de estos y ya veran como nos rayan el mapa.

pueblo en armas... niños en armas... que arma tiene este tipo! si pasa algo es el 1ro que se va como "arma que lleva el diablo"

El poeta del futbol esta narrando el desfile?

Qué estará pensando Leonel Fernández???

Nancy Sinatra llamó. Quiere sus botas go go de vuelta.

estos militares vestidos de rojo, son como los diablos de Yare pero caminan robóticamente

Mi jardinero!!! Que exito.

los milicianos campesinos tienen las manos escondidas para que no los lleven a sembrar nada de nada

La RAE manda a preguntar: que entiende Venezuela por "armado"?

bailar al ritmo de "tiene mucho hot, tiene mucho tempo, tiene mucho downnnnnnn"

SIDOR es toda la gente que no sabian que hacer con ellos.

ya vienen los "hombres de maletin" eso viene!

Cristina y Evo se fueron a meter una bala fria en McDonalds pero ya vienen.

borramos del mapa nacional la sola idea de...  ¿qué era lo que ibamos a borrar?

Pero un camion de cisterna no lo sacan porque el pueblo se abalanza con tobos.

Si sale nuestra maxima venezolana Olga Tañon cantando me retiro.

Esto es lo que se llama un "fast forward" militar

Pero un homenaje a Roscio y Madariaga seguido por un concierto del Maestro Abreu no se les ocurrio no?

Eso se llama pasar aceite en mi autopista.

Las tomas de the Discovery Channel: priceless.

Los pajaros se estan yendo a inscribir en el CNE. Basta ya!

Me queman el rancho con esas bengalas y ya van a ver!!!!

En Bielorrusia los caballos hubiesen volado los sukhois.

Ese tanquecito es como una Nucita podrida.

Todo esto valio la pena por ver a Keratina sacando su abanico.


No me enteré de ese maratón 5k de "hijos de la muerte"

Desfile out! paja viene... a correr!!!!!!

Como que se acabó? Marica, quien ganó???

sábado, 17 de abril de 2010

¡Un cafecito por favor!

Hoy mi día comenzó con un mail hermosísimo de mi amigo Raúl. Me lo leí con una sabrosa taza de café y una sonrisa.

Es rico saber que "hay gente que está caminando en el mundo" me dijo en estos días para explicar que vale la pena creer en las personas. A mí se me hace que si. Él es uno de ellos, una de esas personas en las cuales creo.

Por tus palabras, gracias. Por tu amistad, gracias. Por todos los cafés que hemos compartido, gracias.

Él es escritor. Serio escritor. Buen escritor y por sobre todas las cosas, ¡amigo!

Aquí su correo:

Querida maiskell:
He descubierto la alegría de visitar tu blog con una extraña sensación de profanación permisiva.
Siento como si alguien, como una expresión íntima de amistad, te permitiera visitar su casa y revisar lo que hay en los cajones abiertos del escritorio.
Los otros no se tocan,  no se pregunta, no existen.
Así uno encuentra fotos maravillosas como la del corazón que acabo de ver y confundí con Yann Arthus Bertrand y, más allá de tus virtudes como fotógrafo, descubrir una mujer sincera, que escribe con el corazón, generosa, compartiendo sus visiones del mundo con la gente a la que quiere.
Después de revisar (con tu autorización) esos cajones abiertos, me confirma tu talento como escritora. No sé por qué continúas recibiendo talleres cuando dominas el lenguaje. Acaso el blog es una creación de alguien tan tímido como nosotros, lo suficientemente soberbio como para asumir la palabra como una forma del arte y lo suficientemente tímido como para no proclamarlo en un libro. Dicen que el artista de verdad está movido por la ambición de ser reconocido y ese es su motor. Probablemente sea cierto, como también lo es que hay tantos motivos como gente, que todos son válidos y que a mi, como alguien que te ama, me basta con asomarme a tu corazón a través de esos cajones abiertos.

Un beso y todo mi amor


Raúl

jueves, 15 de abril de 2010

Una foto de corazón o el corazón en una foto


Tengo horas pegada a mi computadora. Arreglar un archivo fotográfico es tarea ardua y dedicada. Eso trato de hacer. Cada vez que consigo una foto, consigo un recuerdo, una risa, un lugar bello, un paseo, a mis amigos, un poco de los retazos de la vida vivída y lo que más me gusta es que veo en un día la suma de muchos días.

Esta foto la tomé hace años cerca de un embalse en el estado Guárico. Está escaneada desde una copia en papel, no tengo el negativo (sniff) pero recuerdo que hice que el capitan del helicóptero diera más de una vuelta cuando vi esta maravilla. No sé qué tipo de siembra es, ni porqué estaba en forma de corazón, sólo sé que en un día soleado y finalizado el trabajo, el regreso a casa nos regaló éste corazón verde que estaba en consonancia completa con la tierra y mi cámara.

martes, 13 de abril de 2010

El Oasis de mi amiga

Hoy comenzó un Oasis. Mi catira tropical comenzó su blog. Su nombre es maravilloso "El Oasis de una catira tropical"
Ella se empeña en vivir lejos del trópico, pero sólo hace falta que abra la boca y nos damos cuenta que pudo haber nacido en Margarita.
Caraqueña de cepa y maneras, la catira deja su estilo en las tierras donde vive; le enseña a decir "carajito" a los alemanes y "chamo" a los catalanes.
Si la ven, puede pasar por ser una Europea o gringa sin ningún problema, pero si abre la boca, se van a dar cuenta que nació en la playa el Tirano y es la hija de uno de los pescadores, porque de seguro saldría a pescar y luego vendería todo el pescado con su correspondiente flor a un lado del cabello, sin que se le quede nada dentro de la cesta.

Su garbo es de ser la dueña de los Ranchos de Chana pero su don de gente la harían la Alcalde más popular de Playa Manzanillo.
Mi amiga tiene un título profesional, con estudios en Master I, Master II, PHD junior y senior pero en realidad escribe maravilloso, se ríe con todas las fuerzas que le da la garganta y es más solidaria que todas las recomendaciones que puede hacer Valentina Quintero.
Ella es capaz de cambiarle un mal día a un mendigo ¡Esa es mi amiga!
Bienvenida catira, celebro muy contenta el comienzo de tu blog.