lunes, 10 de diciembre de 2012

DESDE LAS GRADAS: Superhéroe de una pasión


Por Maiskell Sánchez
Copyright © Maiskell Sánchez 2012
Voy bordeando el estadio para entrar. Desde lejos se escucha Ehhhhh La Guaira, Eh Eh Eh La Guaira. El partido ya comienza y me asomo por una de las puertas para adentrarme en el juego. Por aquí no es –me dicen- más adelante, es casi la última.
Acelero el paso porque no quiero perderme nada de esa algarabía que sale por las puertas que transito a casi alta velocidad. Pienso que me estoy perdiendo algo importante. Hay una venta de comida rápida en forma de pelota de béisbol, me tengo que parar sin remedio porque me parece de lo más original. Quiero comprar. Me provoca un refresco de Colita, tan propio de Venezuela. Me dicen vamos, que adentro venden de todo mientras ves el juego. Sigo y ya estoy cerquita de la puerta de entrada, me siento como una estrella de rock que entra al escenario. La luz es blanquísima y muy brillante. Contrasta con la oscuridad que bordea al estadio.
Me recibe una rica samba. Esa es la que pone al estadio a bailar aunque no tengas ganas. Aquí la gente no camina sino que va a ritmo de samba. Pregunto sobre esta música y me contestan casi a coro: es que somos la fanaticada ¡más alegre del béisbol!
El juego es contra Caribes de Anzoátegui pero aquí todo el mundo viste de azul y rojo, y en todas partes se lee “Tiburones de la Guaira”
Me toca sentarme cerquita del dugout de los Tiburones. Los jugadores casi están al alcance mi mano. Que increíble la cercanía que hay entre las gradas y el campo. SI doy un paso, de seguro llego al terreno de juego. ¡Veo hasta las gotas de sudor de los jugadores!
Miro el juego, sin duda, pero es tan colorido y da tanto gusto estar en un sitio donde todo el mundo despliega una sonrisa, que mi cabeza gira como un ventilador, de un lado a otro, para no perderme nada.
Estrellas de televisión en primera fila, orgullosamente vestidos con la camiseta del equipo. La gente los ve, pero está más pendiente de su agrupación que de ellos. Casi pasan desapercibidos.
Sale un gigante a batear y estalla el estadio en gritos, alabanzas y la samba resuena más fuerte: Alex Cabrera con su postura de Samurai indiscutible. De hecho, es todo un ritual digno de ser visto, la forma como se para en la caja de bateo, sube el bate en dirección al cielo, se inclina hacía atrás y vuelve listo para dar el pelotazo. La pelota parece saber que le van a dar durísimo y por estrategias, le dan base por bola intencional, pero es un espectáculo ver a este slugger.
Rumbo al cuarto Inning, se siente la alegría y también algunas gotas que caen y que no sé si es agua o cualquier bebida más alegre. Volteo para disfrutar la efusión de la fanaticada y me consigo con un tremendo personaje que está vestido como un superhéroe; malla azul completa, pantaloncillos por fuera y gran capa roja como corresponde a todo buen superhéroe! Lleva un logo en el pecho en forma de diamante al más puro estilo de Superman, que tiene dos letras de gran tamaño: S y T.
No pude aguantar la tentación de acercarme, preguntarle su nombre, y con toda la confianza del mundo me dijo: Soy SuperTibu, el mejor de todos! Eh La Guaira!
¡Este superhéroe no paró de bailar durante toda la jornada!
Por supuesto que le tomé una foto, pero les digo que no lo toman desprevenido, al menor movimiento de una cámara, este maravilloso personaje, hace la pose perfecta de SuperTibu, con la capa señalando al cielo y su mirada puesta en el futuro.