domingo, 17 de abril de 2011

En las alturas...

Fue sólo por valiente que dije sí.
Toda la mañana se nos fue en tomar fotos de las distintas aeronaves. Los del helipuerto me sonreían, mientras escuchaban de mis labios -¿puedes mover el helicóptero amarillo para que quede de fondo en esta foto?- Oye, a ver si intercambiamos el naranja y el rojo que están muy cerca y ponemos el verde en el medio para que se vea mejor en la foto- Y así transcurrió la mañana- Ya los mecánicos y asistentes me veían y sabían que íbamos a mover algún helo que estuviera por ahí.

Como a la 1pm me dice el Capitan -y quien me contrató para el trabajo- me gustaría mucho que tomáramos unas fotos del Robinson 22 y del Robinson 44. Mi respuesta no se hizo esperar: Claro que sí.

El Capitan entró a su oficina y salió al minuto dando ordenes para que le preparan el MD 520 Notar que es un bello helicóptero y me dice: ¡vamos pues! ¿desde arriba? ¡Claro!

Me vuelve a preguntar: ¿Cuál puerta te quito? ¿la de adelante o la de atrás? la de adelante Capitan.
En menos de lo que pensaba, ya estaba dando vueltas en el aire, sin puerta y tomando fotos de los Robinson... fue emocionante y así fue mi primera foto aérea en 1996... ¡parece que fue ayer!


Ir a tomar fotos es todo un ritual. Llego al helipuerto, me acerco a la aeronave mientras le quitan la puerta delantera. Me hago una trenza en el pelo. Ordeno mis equipos. Bolsos atrás, cámaras adelante, lentes a un lado. Ajusto mis botines, me coloco el sweter (siempre da frío aunque haga sol)
Le quitan el comando del lado donde voy y subo. Rumbo a la foto y al espacio aéreo que tanta emoción me produce!
Hoy, estoy viendo tantas fotos de algunos viajes y me da una alegría indescriptible. Las tengo que escanear porque las voy a montar en mi web, en la cual estoy trabajando... ¡estoy contenta!
Voy a poner unas imágenes de unas fotos (tomadas de un celular) que hice el año pasado desde la cima del hotel Embassy Suites de Caracas... amarrada desde tres puntos de seguridad, dirigido por el maravilloso Chino Delón que sabe muchísimo de eso... y también es uno de los tantos amigos que se fueron del país.
¡Por los buenos momentos!



2 comentarios:

Chemi dijo...

Que buenas experiencias has tenido, y las que te faltan!! jajaja

Gracias por compartirlas

Ired dijo...

Maiskell tienes mucho tiempo sin escribir :(