viernes, 26 de febrero de 2010

La montaña es verde, el cielo despejado. La montaña es verde, el cielo despejado. La montaña es verde, el cielo despejado.

El cielo parece que se hubiese fumado muchas cajas de cigarrillos en una habitación cerrada. El color de la montaña es marrón demacrado tirando a gris. Adriana mi amiga poeta, hizo una plana que decía que el calor era psicológico, yo pongo esta foto a ver si con la mente cambio la vista desde mi ventana.

jueves, 25 de febrero de 2010

fin de curso o cuatro meses de terapia con letras

Anoche terminé mi curso de Dramaturgia con Mónica. No tengo palabras para describir la risa y el gusto, el aprendizaje, la alegría de escuchar las historias de mis compañeros, conocer gente tan hermosa, tan llena de ganas de escribir y compartirlo, ha sido uno de mis mejores viajes.

Empezamos a escribir desde el primer dia, yo llegué a la segunda clase, ya no recuerdo porqué no estuve en la primera, pero desde ese primer día, la cosa es escribir de una. La idea de mi obra, ya rondaba en mi cabeza como una idea de "algo" pero igual me pensé mis temas, puse dos en el tapete y ese público maravilloso escogió una. Ahora si tenía por donde darle forma a esa "cosa" que había pensado.

- "no chica, yo que te escribo de lo más bien, lo voy a hacer asi en un dos por tres" - cree uno.

Con los días en el taller, me di cuenta que se necesita orden en todo, orden para pensar la idea, orden para arreglar tanto "drama" que uno quiere contar.

Una de las cosas que más me impactó, fue el profundo respeto que sentí por parte de la profesora, era la primera que llevaba sus tareas a cada clase ¿cómo puede uno no cumplir? es que si ella, que está escribiendo una novela, lanzando su segundo libro, mamá de dos chamos, esposa de alguien y quien sabe cuántas cosas más, puede hacerlo ¿cómo no voy a poder yo?

No fue suficiente saber que la "profe" es una persona ocupadísima, sino que algunos compañeros están más ocupados que teléfono público; Ines trabaja que trabaja, aunque la socia sea una santa y apoye esa inabarcable imaginación; Gabi, con bebé incluído y dibuja que te dibuja películas; Naya, entre niños, televisión, libros, videos; Adriana entre el stress de las noticias y sin saber qué pasará mañana, pásaba al "es cuatro" con sus divertidos cinco minutos; Renatta, trabajo, mudanza, en la búsqueda de sacudirse tanta "estructura"; Seni, happy happy, dándonos psicología pura y cual camaleón cambiando frente a nuestros ojos; Carlos, construyendo, construyendo; Melita, quien nos consintió cada miércoles con café, nos hizo reir con su historia y hasta le pusimos frase publicitaria: "Melita, que sorpresa más bonita"; Herbert, el bussines man y así cada uno de nosotros, compartiendo cada miércoles. Casi nadie faltaba a la cita, y estoy segura que casi nadie faltará en la entrega final.

Tengo tanta curiosidad por ver las obras, por leer la mía, por ver que ese mundo tan "arrecho" del crear, me puso a estos nuevos amigos, con los cuales tengo un lenguaje en común y a quienes agradezco las palabras y el empuje para querer ser mejores.


Los voy a extrañar!

martes, 23 de febrero de 2010

Amaneceres obligados

 
Esto es lo que veo en las mañanas o mejor dicho en las mañanas desde Diciembre para acá , que se me cayó la cortina, el cortinero se dobló y no se bien cómo repararlo. Es a veces un enorme fastidio que entre tanta luz, pero ese día, me paré, me hice un café bien clarito, y saqué mi cámara para ver que salía. A  quien le guste que se lo disfrute ¡yo lo hice al máximo!


domingo, 21 de febrero de 2010

¡Mis super amigos!

Mi hermana WW pintó esta maravilla para el cumpleaños de su hijo D, en el cual nos disfrazamos todos: Adultos y niños. Mi hermano fue el más feliz disfrazado de Zorro, nos dijo: -Se que la fiesta es de los super amigos, pero si me voy a disfrazar quiero ponerme el traje que recuerdo con mayor alegría; el Zorro-  ¡Fue lo máximo nuestro Zorro! hablaba por celular, bailaba salsa, merengue, tecno, disco, propagandas y etcétera; tomaba whisky y posaba maravilloso para las fotos.
La cosa es que nuestro Zorro estaba pendiente de una Batichica sensacional que estaba en la fiesta que no tenía la menor intención de ser la Zorra, pero éste es otro cuento.

Aqui les pongo esta imagen a mis super amigos: Mayen, Noe, Elizabeth, Maite, Adriana, mi YYei, Agua, Maria P., Annie, Lady Marian, Cris, Jam, Cathy, Rondi, Zori, León, Susi, Simón, Sami, Silvy, RR, Romi, Mechi, Oscar, Omar, Meme, Mari M., Lorenzo . . . los amo y estoy feliz de estar con ustedes hoy y siempre.

miércoles, 17 de febrero de 2010

Daisy Miller, niña qué imprudente!

Daisy Miller es un libro de Henry James. Lo compré hace tiempo, estaba en mi biblioteca, allí en el estante de los libros que tengo en cola para leer. Comencé el sábado. Es fresco -me digo- ligerito de leer. Cuando voy por la página veinte, leo  . . . "y de este modo, Miss Miller, continuó conversando sobre los asuntos de su familia, y también de otros temas" con un recién conocido. . . y me sorprendí pensando, pero que tipa más imprudente, las cosas no se cuentan de esa manera a nadie, se ve que ¡nunca estuvo en Caracas!

Qué cosa que lo atrape a uno la forma de vivir de aqui. Me desvié del libro, me levanté del sofá y me serví una gran coca cola light, busqué un cigarro y me paré en la ventana de la sala a pensar eso del contar la vida y a quién. Esa señorita vivió la vida de forma imprudente, pero sólo porque a la clase alta de Suiza o de Roma en los años de 1800, le pareció de poca clase, de baja educación o sin cultura alguna, el tener amigos que no fueran aprobados por esa sociedad, yo en cambio lo que pensé fue que si seguía contando la iban a atracar o en su peor caso a secuestrar.

viernes, 12 de febrero de 2010

Una acera me dice que me quiere

 
Hace unos años el día de los enamorados era ¡el día de los enamorados! Si estabas empatada te  daban tu regalo (si no había problemas a la vista por supuesto) y si te llegaba uno sin remitente, tenías un enamorado oculto que hacía que nos  transformáramos en Angela Lansbury, tratándo de conseguir quién era "ese" a quién le gustabamos. De pronto y te llevabas una buena sorpresa, pero por lo general, era ese chico a quien nunca le ibas a parar!
Por supuesto que me enviaron mi cadenita con un corazón verde tipo Titanic, (aseguro que era de plástico auténtico) pero de eso ya hace muchos días de los enamorados. Nunca supe quién fue, aunque yo se lo endilgué al muchachito ese que me gustaba y que me veía y me veía, cada fin de semana que iba a jugar a casa de una prima. Nunca me dijo nada, no sólo del regalo, sino ¡nada de nada! 

Siempre me llegó mi regalito del día de los enamorados, pero lo más increíble fue la primera vez que me llamó una amiga y me dijo: ¡Feliz día del amor y la amistad!
Yo dije: ¡Esta se volvió loca! y es que en mi cabeza, era sólo para los enamorados, y mi amiga me dijo: pero mija en dónde vives tu, en todas partes se celebra el día del amor y la amistad, así que te la calas: ¡felíz día de la amistad también!

Hoy, pongo ésta foto que tomé en una acera de la Av. Rómulo Gallegos, frente a un edificio, que imagino que algún enamorado quiso dejar constancia de su amor, tipo Rapunzel, para celebrar tan digna fecha, porque siempre el amor ¡hace bien!

Feliz día de lo que mejor tengan a mano: la amistad o el amor!


martes, 9 de febrero de 2010

De repente, te traicionó el subconciente

De repente vienes y le jorobas la vida a un montón de gente, y de repente, crees que lo estás haciendo bien.
Es que de repente, se me va la luz en la mitad de la ducha cuando tengo el cabello lleno de champú, y me la tengo que calar porque de inmediato se me va el agua y me quedo como si me hubiese puesto una mascarilla de huevo que se seca.
 De repente quiero viajar porque necesito comprar algún equipo nuevo para mi trabajo, o sólo por el gusto de viajar, y así, de repente, me quedo sin dólares, porque la página de Cadivi no funciona, y no puedo leer las instrucciones de las carpetas que debo preparar, para ver si de repente, en el banco me dan mis dólares.
Pero es que de repente, a uno lo roban, y no hay ningún lugar al que uno pueda ir a hacer una denuncia y saber que van a procesar el reclamo.
Pero lo que si puedo decir, es que tu programa de radio, tiene un nombre fabuloso para describir tu improvisada forma de actuar.

Quiero padrinos

Pensaba hoy en Toto, lo veo en mi cabeza y converso con él y sé varias cosas: Te gozas hasta la tragedia. Las preocupaciones son preocupaciones, pero estoy segura que dices que la hora de la preocupación es de tres a cuatro de la tarde, de resto tienes mucho en que fijarte y mucho que saborearte como para no ponerle horario a "esa cosa" de la preocupación. Sé también que puedes perder el reloj y no darte cuenta de la hora si estás conversando con una amiga y esa conversa te lleva en la alfombra mágica de tu mente a un buen viaje, o a una buena historia. Sé que puedes quedar mudo frente a un plato que tienes tiempo con ganas de comer. Sé que puedes esperar impacientemente, por la fecha en la cual abrirás la botella de vino con tu mejor pana, para celebrar el encuentro. Sé que puedes estar en una reunión importante pero en la mente, estás escribiendo tu mejor texto y estás apurado en buscar un papel y un lápiz para anotar las ideas antes de que se vayan, y sé que te acuestas con una sonrisa cada día, agradecido de ser Toto.
A ti y a Mayen (otro post será para ti para tener otro ok jajaja), los quiero nombrar padrinos de mi blog. ¿Cómo hacemos el ritual?

domingo, 7 de febrero de 2010

Domingo de lectura de la bola de cristal

Tengo horas sentada en la computadora, escribiendo una presentación. Debería dar una visión hacia el futuro, decir que debería ser promisorio, ser absolutamente positiva con lo que va a ser nuestro país y las tremendas posibilidades que hay en él. ¿Pero cómo me trago eso si lo que veo son cifras en negativo? ¿Me pongo a leer libros de autoayuda? ¿Me hago la sorda?
Aqui no hay quien se salve de esta reversa de país y me pregunto porqué todo el mundo pregunta ¿Qué hacemos? en el status de facebook y no llegan las respuestas.

Mejor me quedo viendo los comerciales de Polar, donde muestran el país en el cual nací y al que busco irremediablemente y no encuentro. Que me digan que hay todo por hacer, lo creo, pero que se pueda, lo dudo.

Esta noche me tomaré mi té contra el pesimismo y espero levantarme con el ánimo en orden para decir que lo que viene será mejor y que hay que echarle un kilo de ganas!

sábado, 6 de febrero de 2010

Comienzo hoy

Si al hombre lo define lo que hace, empecemos por presentarme: soy Maiskell y nací un 13 de mayo (asi me dijo mi mamá porque no lo recuerdo!) como a los nueve años me sacaron la cédula y entonces fue oficial: mi nombre es Judith Maiskell, pues no lo sabía y me continuaron llamando Maiskell toda la vida, confieso que Judith también me gusta!
Estudié pues todo el colegio y el bachillerato y luego a la universidad a estudiar ingeniería; !cómo me costaba! Me volvía como loca porque estaba acostumbrada a sacar buenas notas, a no presentar los exámenes finales y en la universidad si sacaba 13 era buenísimo! Además, mi salón estaba lleno de puros hombres inteligentísimos que hacían la competencia con está niñita de 15 años (a esa edad me gradué del bachillerato) con lentes y cara de buena estudiante (es decir, !aburridísima!) o ¿debo decir nerd?

Así que después de casi un año, de pasar por tanto número, regla, cálculo y afines, dije yaaaa, no más, esto no es lo mío. Me puse a hacer un curso de locución y voalá! Allí encontré esa parte que uno busca donde encajar en la vida adulta (si se puede llamar adulta alguien de 16 años y flaquita como un fideo) pues la comunicación era la fuente de mi quehacer. Así llegue a estudiar publicidad, y me gradué tres años después, con diecinueve años y !puff! me hice publicista.
Trabajé en una agencia llamada Leo Burnett como pasante desde los 17 años, casi comenzando la carrera y de alli a trabajar con un director italiano, por allí pasé 10 años entre mucho aprendizaje, viajar por Venezuela filmando de todo y aprendiendo a vivir el arte de trabajar!

Con este director, me casé sin papeles, pero un día terminó la relación y con ella terminó ese período de mi vida. Me fuí a Roma a pasar ese tránsito raro que es el separarte de alguien como a la fuerza.

Roma fue un descubrimiento, yo que pensaba que iba a llorar mi distancia, mi relación rota, mi exilio autoimpuesto del corazón, me descubrí viendo el Coliseo, a Miguel Angel Buonarroti, al Palacio Pitty, el Vaticano y tantas cosas que fueron llenando mis ojos de imágenes, de historia y dándole una razón a mi existencia. Mi hobby hasta ese momento era la fotografía, tenía una cámara Canon que parecía mi cartera y todo lo que veía era motivo de una foto.
Así, un buen día, me acerqué a las instalaciones del centro de arte y diseño de Roma y me inscribí en un curso de fotografía. Era verano y el único curso que había era de fotografía de matrimonios, no era lo que quería porque yo venía de hacer todo por todo lo alto, pensaba en Helmunt Newton, Henry Cartier Bresson y otros que han inmortalizado momentos increibles del mundo, pero. . .¿fotos de matrimonio? eso era para los perdedores! Así que después de llevarme la información y dormír con ella al lado de la almohada, el sueño supo darme un mejor consejo: vas a hacer algo, lo que sea pero algo que te enseñe una nueva manera de hacer las cosas, porque ya sabes que el sueño puede ser cualquier cosa pero nunca una mentira!
Fue un maestro excepcional el que me encontré, era un artista y además un señor asi como el de la película Cinema Paradiso, que te hace ver y mirar lo que no se detecta a simple vista, !fue maravilloso! ya no hubo tiempo para lágrimas, la tristeza que es una vaína incomodísima, se hizo a un lado para darle paso a una nueva forma, a una nueva visión. Así me hice fotografa, eso es lo que hago hoy día. Ya seguiré contando para no aburrir, por hoy mucho gusto, esta soy un poco yo!
Ah, y por cierto . . . si tengo grandes . . . las ganas de escribir!