lunes, 29 de marzo de 2010

Mis cuchas colombianas!

Teresita y Anita. Mis cuchas colombianas. Mis ángeles durante veinte días. Aquí en la foto están con una amiga venezolana con la que me fui a conocer Andrés Carne de Res pero ese es otro cuento.
Mis queridas cuchas que compartimos durante veinte días los cuentos, los desayunos, las novelas y las noticias ¡son lo máximo!  Ellas son Colombia para mi.
Desde el primer día ocupé el asiento izquierdo del mueble grande frente al televisor, para compartir las noticias, las novelas, un tinto, agua e´panela, una aromática o la risa de estas dos mujeres de película!
Era muy divertido ver que Anita estaba frente al televisor pero en los brazos de morfeo (o en el sueño del galán de turno de la telenovela, no sabemos!) y Teresita le preguntaba: Anita, qué está pasando en la novela (sólo para ver qué contestaba) y Anita decía: -no le voy a contar lo que es tan largo, venga y la ve- demasíada risa nos daba a Teresita y a mi, esa salida tan inteligente!
Ellas tienen un excelente juego de humor: Teresita dice, Anita contradice, así esas dos mujeres que me daban bendiciones dos veces al día, me brindaron el encanto de quien es educado con mucho sentido de la hospitalidad.
La risa de Teresita es sonora como de travesura y Anita es la que dice cosas lapidarias que no puede uno sino morirse de la risa.
La vez que me fui hacia Santandercito y Melgar, me prepararon una lonchera con frutas y galletas, además del consabido pote de agua "para la carretera" ¡Consentimiento del puro y bueno!
Qué bonitas mis cuchas colombianas, que Dios me les dé mucha vida y salud!